Sostén - Maysah Hassoun

Motivos de Consulta

Quienes nos escriben, llaman, o piden a un amigo , familiar que los ayude a buscar un psicólogo o psiquiatra, sea la primera vez o no , es porque la condición de padecer se ha instalado en su vida como central, es recurrente, los desborda el estrés, la angustia, el malestar físico y mental, ó ambos a la vez, y en algunos casos también el médico especialista o clínico habitual frente a alguna situación, les recomienda este tipo de consulta y tratamientos.Nunca es en todos los casos igual ni los afectan los mismos motivos.
Las personas a lo largo de su vida y por su particular historia cuentan con una cantidad de herramientas a la hora de afrontar las situaciones a resolver, ya sea las que implica el crecimiento biológico y emocional en sí, o todas aquellas vivencias que tocan atravesar con menor o mayor dificultad. Es cierto que de acuerdo a cada sujeto hay diferentes estrategias, diferentes respuestas, diferente nivel de tolerancia frente a los obstáculos, al dolor, a la pérdida y los cambios que suceden a través de los ciclos vitales. Lo cierto también es que a medida que se crece se elaboran mecanismos de respuestas ante lo nuevo , lo inesperado, pero, esto no es un mecanismo perfecto e infalible, porque hablamos de seres humanos, y como tales incompletos, vulnerables, y llegado un momento determinado puede suceder, y está comprobado, que las respuestas que se tenían para ciertos problemas ya no resultan eficaces, ya no brindan tranquilidad ni resuelven, entonces surgen diversos sentimientos y desequilibrios psicológicos, en algunos casos es tan agudo y significativo que además del que lo padece, lo percibe su entorno también y afecta la relación con los demás que parte del sujeto mismo, ya que si una persona no está bien consigo, difícilmente logre un equilibrio con quienes lo rodean.
Los cuadros que elegimos mencionar son producto de la cantidad de consultas, no son los únicos ni los más graves, los hemos elegido entre tantos para ilustrar de que padecer hablamos , y cabe aclarar que por leer aquí algo que los represente no significa que padezcan esta patología; siempre que se sufre se debe consultar para encontrar el camino singular que los lleve a construir la salida de ese mal momento y es única reiteramos para cada quien, no hay recetas mágicas y esto desde nuestra ética profesional siempre lo subrayaremos.

Trastorno de Ansiedad, Fobias, Ataques de pánico

Dentro de estas denominaciones hay signos sintomáticos en común para estos cuadros, si se consulta en el Manual de Psiquiatría DSM V, pero este diagnóstico, no responde jamás a la pregunta de que los ocasiona, cual es su orígen, ni cuál ha de ser el tratamiento adecuado, difieren entre sí, son desde lo sintomático cuadros que encienden una alarma interior aunque no exista un objeto externo real que lo desencadene o si, pero lo que seguro aparece es el malestar físico y mental.
En los denominados ataques de pánico, hay un desborde de adrenalina en el sistema nervioso central que transmite al paciente una señal de peligro inminente, y se representa con taquicardia, sudoración fría, dificultad al respirar,opresión en el pecho, mareos,vértigo, desmayos, sensación de fragmentación y pérdida de control sobre sí mismos que lleva a veces a la idea de una muerte inminente, este desborde libidinal a través del adecuado tratamiento se enfocará en reencausar la energía psíquica que se ha vuelto hacia el cuerpo, nuevamente hacia la psiquis para evitar nuevas crisis. Poner palabra a semejante monto de angustia es un primer paso fundamental, que contiene , orienta y alivia, cuestión no menor como primer medida, se puede recuperar ese ser que se siente perdido, y que en general los pacientes dicen temer no volver a ser los que fueron antes de las crisis. Lo importante es recrear el universo subjetivo y apuntar a una vida plena, nuevamente.
En el caso de las Fobias, pueden aparecer síntomas parecidos pero el desencadenante estar ligado a un objeto, en un amplio sentido de la palabra, animado o inanimado, al que se le atribuyen características amenazantes para el sujeto, y despiertan un inevitable temor e impedimento para lidiar con ello. Puede variar siendo relacionado con espacios cerrados, reducidos, ó totalmente abiertos y con presencia de muchas personas , también puede estar anclado en insectos, animales, determinados sonidos, imágenes o situaciones determinadas, siendo un campo muy vasto a describir pero subrayando que lo importante y que subyace es lo que lo origina , en qué circunstancias se desencadenó, cómo era la vida del paciente hasta ese momento y desde allí debemos orientar el trabajo de recuperación.
Respecto de los Trastornos de Ansiedad , solo mencionaremos que para quien lo padece no resulta posible establecer un margen de espera adecuado entre un problema determinado y la solución o respuesta , sin dejar de accionar e insistir respecto de sí mismo o terceros, aumentando cada minuto el monto de angustia, nerviosismo, sudoración, verificación una y otra vez si se ha recibido alguna respuesta a su pedido o mensaje, por ejemplo y con el agravante de que la respuesta solo lo tranquilizará si es la que el sujeto deseaba, sino los montos de angustia seguirán creciendo y desestabilizando psíquica y físicamente al paciente, a veces hasta llegará para calmar su angustia a consumir sin supervisión médica fármacos , drogas o alcohol que supone lo aliviaran, lo que sumaría un nuevo problema. La frase más reiterada del que padece ansiedad es * no puedo esperar* y lo que subyace muchas veces también son características de personalidad tendientes a querer tener todo bajo control, cuestión imposible de llevar a cabo para ningún ser humano , pero que en algunos se transforma en sintomático y los enferma, bajo estas últimas condiciones es que se desatan los llamados “ataques de pánico” , las personalidades más autoexigentes, sobreadaptadas, donde hubo situaciones no resueltas ni elaboradas a temprana edad quizás, desarrollan a veces esa sintomatología donde prima el “ miedo al miedo” porque las sensaciones físicas son de muerte inminente , despersonalización, etc, aunque en lo biológico no se encuentre la causa sino en lo emocional o psiquico y que deberemos trabajar a veces interdisciplinariamente junto al psiquiatra.

Duelos

Bajo esta denominación se abarca un amplio abanico de consultas producto de: pérdida reciente o no de un ser muy querido, un proceso largo y doloroso de enfermedad con un pronóstico de desenlace inminente, separaciones o divorcios , lo que conlleva un cambio del entorno social también, por lo que la zona de carencias se multiplica junto con los conflictos que devengan de bienes o lugares de pertenencia que inexorablemente se deben abandonar, cambiar por otros, la suma, conlleva una nueva crisis la agiganta y se hace más larga y difìcil, también padecen quienes han perdido su trabajo y su identidad para con su sentido diario, personas que han debido jubilarse y que lejos de estar disfrutando de un ciclo de descanso lo vivencian como traumático por diversos motivos y también su entorno familiar y de amistades, aquí llegamos a la conclusión de que en todo ciclo vital, desde la niñez hasta ser adultos mayores el sujeto debe atravesar y lidiar con diferentes cambios, pérdidas, duelos, crisis de identidad sexual, cambios corporales bruscos que impactan severamente la psiquis no siempre lista para elaborar una metamorfosis tan intensa , entonces como dijimos, cada etapa de nuestra vida nos confronta con algún tipo de pérdida ó cambio difícil de atravesar y será menor ó mayor la dificultad para cada quien por su particularidad, respetando esta premisa de singularidad es que recibimos a todos acompañándolos en su tiempo lógico y no cronológico, sin apresurar ni imponer el mandato social de seguir adelante sin más cuando esto luego, lo sabemos como profesionales, acarreará más tarde o temprano una gran caída de la cual sin elaboración, el sujeto queda preso muchas veces de cuadros más complejos hasta dando la posibilidad de enfermar también al propio cuerpo.

Trastornos de Alimentación y Obesidad

Esta es una problemática que va mucho más allá de la comida, y separamos obesidad de los trastornos porque justamente es una manifestación de padecimiento relacionada con los alimentos pero la causa no está allí.
Encontramos una interacción de factores, psicológicos y sociales, a veces conjugados con aspectos biológicos que no debemos desatender, ya que desórdenes metabólicos y endocrinológicos pueden estar coadyuvando en la provocación del síntoma , que es lo que el entorno más que el paciente observa y por lo cual llegan a la consulta. De todos modos se manifieste por el exceso , escasez ó hasta falta de ingesta de alimentos hay un profundo entrecruzamiento emocional que develar en el proceso del tratamiento , ya que estas patologías generalmente encubren cuadros depresivos, melancólicos,duelos no elaborados y conflictos psíquicos diversos y complejos que serán resueltos en un intenso trabajo interdisciplinario de acuerdo a las características y condiciones diversas de cada paciente, reafirmamos la condición de atender el caso por caso , sin recetas genéricas , porque el universo emocional así lo exige , la condición de llenado y vaciamiento relacionada con el hábito de alimentación es una punta del iceberg, deberemos sumergirnos en cada psiquis para llegar junto con el paciente a conciliar sus emociones con su modo de alimentarse.
Los trastornos de alimentación estadísticamente coinciden con la etapa vital de la adolescencia donde sabemos que hay allí varios duelos a elaborarse, simbólicos ellos, pero que en cada caso y de acuerdo al contexto se atravesaran con mayor ó menor dificultad, aclaramos que puede aparecer en otros momentos de la vida también , por ello estemos atentos desde el inicio de la vida que la relación del sujeto y su alimentación es muy importante, el modo y contexto en que se llega a comer también, piense cada uno de ustedes como lo viven cotidianamente, es un paso para entender desde lo cotidiano lo complejo de un hábito que se considera equivocadamente como natural, y en esto afirmamos , no hay nada natural en el ser humano, somos seres sociales y estamos multideterminados.

Trastornos Depresivos

Porque el plural en el encabezado? un estado depresivo puede entenderse e interpretarse de un modo muy amplio, ya que a veces es parte de un proceso normal de duelo, y es en un tiempo acotado y relacionado a hechos de la historia de un sujeto, por lo que corresponde hacer un diagnóstico diferencial para establecer si es estructural o pasajero.
Estar triste no es lo mismo que deprimido, hay que evaluar el desencadenamiento, el tiempo de duración de ese estado de desinterés por el mundo externo,la falta de proyecto, de visión de futuro, el trabajo, la vida social y otros factores vitales de los cuales un sujeto deprimido se desentiende sin más en un momento determinado. Es vital consultar a tiempo, no hace falta esperar meses observando estas conductas, cuanto antes se acerquen al profesional será más acotado el período de sufrimiento del paciente, siempre hay una forma de aliviar el padecimiento, de relevar los diferentes sentidos que nos viene a mostrar el cuadro y abordar primero al diagnóstico para luego establecer el tratamiento particular que cada paciente necesite. El trabajo aquí también es en equipo e incluye al entorno del paciente muchas veces.

Orientación a Padres

La función de paternar y maternar, no tiene nada de biológico o instintivo, como suele decirse muchas veces. Para los seres humanos es una construcción psico-socio-cultural, no se nace con ello ni por ser mujer es deber, ni por ser hombre es complemento, muy lejos de ello, estamos hablando aquí de deseo, sea producto de un embarazo propio, subrogado, de una fertilización asistida, adopción ó rol que un adulto cumple por diversos motivos históricos y singulares.
Las funciones de sostener, contener, alojar, libidinizar, construir y definir junto con el niñx , identidad, para luego establecer límites que serán a su vez producto de la confianza, y además si esta función se construye en paralelo a la de sostener una relación de pareja que también conlleva un gasto de energía y una modificación en los roles que antes del advenimiento del hijx cada quien tenía, implica afrontar cambios, construir esos nuevos roles sin atajos , sin manuales, sin feriados, ya que es una demanda constante y que a muchos de quienes nos consultan les implica el encuentro con las propias dificultades o las del otro, y en esta nueva tarea habrá que construir nuevos recursos, reiteramos, no se nace con ellos, no hay paternidades perfectas, ni vidas familiares sin altibajos, sin necesitar ser reformuladas y para ello es que trabajamos conjuntamente reorientando el deseo de familia y de sujeto, ya que ninguno está ni debe estar por encima del otro para alcanzar una vida plena. La orientación abarca todos los ciclos vitales de la pareja, la persona que esté a cargo de la crianza y los hijxs ya que cada etapa conlleva cambios, desafíos y angustia muchas veces. Aquí los escucharemos y ustedes se escucharán trayendo preguntas y elaborando respuestas particulares y singulares para cada situación y característica personal.

¿Esta información les ha resultado útil?

¿Podemos ayudarte en algo más?

Contactanos